Diseña un sitio como este con WordPress.com
Comenzar

Lo que no tiene nombre 

Piedad Bonnet

Lo que no tiene nombre es un libro autobiográfico acerca del suicidio y las preguntas que suceden alrededor de él. En esta historia, la autora trata de evidenciar los estigmas alrededor de la enfermedad mental, describiendo cruda y fielmente las crisis que vivió al lado de su hijo Daniel, y cómo él, se enfrentó a una lucha constante por ser normal y adaptarse al mundo que le fue dado.

Describir y hablar acerca del suicidio en retrospectiva es el intento que realiza Piedad Bonnet, para entender las razones y los motivos por los cuales su hijo Daniel se suicidó. Escribir como ejercicio terapéutico, pero también como un modo memorístico con el cual recrear los hechos olvidados es lo que realiza página tras página la autora, evidenciando no sólo el profundo dolor que vivió al lado de las crisis psicóticas de su hijo, si no después de que murió.

Es extraordinaria la forma en cómo retrata los años, meses y días de su vida como madre de Daniel, y lo que ella podía percibir sobre el sufrimiento de su hijo, quien creía que el ser un pintor en esta época, ya no era un trabajo reconocido ni valorado.

La historia de Daniel, es la historia de un joven hombre que intentaba sobreponerse a la enfermedad mental, por lo que eligió reservar su diagnóstico y vivir una vida donde éste no lo dominara, intentando con ello darle mayor valor a su capacidad artística y a sus cualidades físicas.

Este libro nos ayuda a entender la importancia de retratar la enfermedad mental de la forma en que es (sin romantizar ni magnificar las conductas) y entender también, cómo se manifiesta a nivel individual en quien la padece, y a nivel contextual, en la familia.

A nivel clínico, esta historia esboza las negligencias psicológicas y psiquiátricas para realizar diagnósticos oportunos y brindar un seguimiento correcto, entendiendo con ello que el suicidio no sólo conserva un componente individual (que inicia y termina con quien se suicida) si no que es un problema estructural en donde hay una sociedad involucrada (oportunidades laborales, nivel socioeconómico y negligencia médica). Y es que cuando hay un suicidio cometido, es la sociedad quien falla.

Sin duda, es una obra cruda, tajante, pero simultáneamente cálida, escrita con el amor de madre, y con la entereza de la escritura que se postra y hace frente a aquello que “no tiene nombre”.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: